OBJETIVOS GENERALES.

  • Promover el bienestar personal, grupal y comunitario de las personas de edad avanzada.
  • Tender a mejorar su calidad de vida y su salud integral (física, mental y social).
  • Potenciar y desarrollar las capacidades, habilidades y destrezas de las personas mayores promoviendo su realización personal.
  • Motivarles para que sigan activas, participativas, críticas, creativas, solidarias y útiles en el tejido social.
  • Aprovechar el potencial cultural, experiencial y humano de nuestros mayores en orden a su participación y presencia en las instituciones y en la dinámica social.
  • Evitar los peligros de la jubilación de inmovilismo físico, social, mental y afectivo.
  • Fomentar al máximo la dignidad personal y la independencia funcional de los mayores.
  • Facilitar actividades que favorezcan el desarrollo psicomotor cognitivo, afectivo y social de los mayores.
  • Potenciar su integración social y desarrollo personal.
  • Paliar las carencias existentes en la asistencia sociocultural de nuestros mayores bajo un enfoque integral directo e indirecto con sus familias.
  • Crear espacios de vida.
  •  

    OBJETIVOS TRANSVERSALES.

    • Fomentar el empleo en las zonas rurales.
    • Fomentar el empleo sobre todo en mujeres de edades comprendidas entre los 35 y 65 años.
    • Formación específica para dar un servicio de calidad.
    • Garantizar la continuidad de los servicios.
    • Fijar población en el Medio Rural.
    • Ayudar a eliminar la economía sumergida.

     

    OBJETIVOS ESPECÍFICOS.

    • Poner los medios para que las personal mayores vivan muchos años, lo más posibles, y que estos años estén llenos de vida, de ilusión, de sentido, de dignidad y felicidad.
    • Que el proceso de envejecimiento sea normal, lo más ralentizado posible, evitando que se convierta en un envejecimiento patológico, acosado de síndromes, traumas, achaques y decrepitudes.
    • Esforzarse para que hasta el último súpito vital estas personas de edad sigan siendo ciudadanos con todos sus derechos y, sobre todo, personas.
    • Motivar la participación activa de los talleres, ser capaces de realizar las actividades de forma activa, conjunta y positiva.
    • Potenciar la capacidad de iniciativa de los participantes, que sea igualitaria en la medida de lo posible a través del trabajo en equipo.
    • Facilitar la integración de todas las personas que se quieran unir a las actividades, destacando una actitud de respeto y de comprensión hacia las diferentes situaciones y personalidades.
    • Respetar sus horarios particulares y adaptarse a sus tiempos y necesidades.